CONSOLIDACIÓN DEL TERRENO

LA TECNOLOGÍA MÁS INNOVADORA PARA REFORZAR EL TERRENO

LAS CAUSAS DEL ASIENTO

El asiento del terreno sobre el que apoya la cimentación puede deberse a una o varias causas relacionadas. Las principales son: desecación del terreno después de períodos secos; lavado del terreno debido a la circulación del agua; presencia de pozos cercanos; alteración del nivel freático; aumento de la carga transmitada al terreno; excavaciones cercanas al elemento de cimentación, ya sea a cielo abierto o en el interior; variación en la distribución de la presión intersticial; variación en el grado de saturación del suelo (su contenido de agua); vibraciones cercanas a la viviendas, etc. El asiento del terreno casi siempre está relacionado con terrenos que presentan un alto porcentaje de arcilla o terrenos de relleno.

El deterioro de las características geotécnicas del terreno altera la naturaleza química del terreno y la circulación del agua, generando huecos en el terreno debido al lavado del material más fino del suelo (fracción arcillosa). Todos estos fenómenos dan lugar a un asiento del terreno y como consecuencia a un asiento de la estructura, originando la aparición de grietas y fisuras en el suelo o en su estructura interna.  

LA SOLUCIÓN

La consolidación del terreno es de vital importancia para solucionar definitivamente los casos de asientos estructurales que producen las grietas y fisuras en los muros. Consolidar el terreno que existe debajo de la cimentación, significa reforzar el bulbo de tensiones, que es la parte del terreno donde descansa el edificio, de tal manera que se interviene directamente en la raíz del problema, evitando posteriores y peligroso asientos, que pueden incluso llegar a comprometer la estabilidad de la estructura y su habitabilidad.

La consolidación de un terreno con baja capacidad portante puede ser necesaria tanto para estructuras de nueva construcción como aquellas más antiguas. En ambos casos, el refuerzo del terreno para aumentar sus propiedades mecánicas se lleva a cabo mediante inyecciones de resina expansiva que aumentan las propiedades del terreno sobre el cual se encuentra la estructura, consolidando todo el bulbo de tensión y transmitiendo, a través de la hinca a presión de micropilotes, el peso de la estructura a estratos más profundos y resistentes. Por lo tanto, se consigue un doble efecto: consolidar el terreno y recalzar la cimentación.


 

La solución definitiva es GeoNovatek y su tecnología innovadora a la vanguardia en el campo de la consolidación del terreno y el recalce de la cimentación, habiéndose aplicado ya centenares de intervenciones para consolidar el terreno. El método empleado es muy poco invasivo, rápido y siempre con una garantía de 10 años. Todos los trabajos son ejecutados por profesionales propios con dilatada experiencia y en continua formación.

Con GeoNovatek, los problemas de asientos en terrenos arcillosos o de relleno (en definitiva, suelos de baja capacidad portante), que derivan en la aparición de grietas en los muros interiores o exteriores, se resuelven de manera definitiva. ¡Garantizado!

Nuestras tecnologías