¿Qué son las grietas por asentamiento?

Las grietas por asentamiento suelen surgir en los primeros 10 o 15 años de vida del edificio. Se trata de fisuras que se originan como consecuencia del asentamiento del terreno bajo el inmueble debido al peso del mismo y a los movimientos de tierra que necesariamente se realizaron cuando se ejecutaron las obras de construcción.

Las fisuras o grietas por asiento también pueden aparecer en un momento determinado por acción de una causa externa, como pudiera ser la rotura de una conducción de agua o en la red de saneamiento.

Estas primeras fisuras o grietas suelen manifestarse en tabiques o cerramientos. Si no se toman medidas adecuadas, el asentamiento pueden evolucionar afectando a elementos estructurales. La reparación de fisuras o grietas en tabiques o cerramientos tiene un coste menor que las que atañen a elementos estructurales, como pilares o forjados. Por todo ello, debe iniciarse un proceso de consolidación de la zona afectada con alguna de las técnicas de cimentaciones especiales que eliminen el problema de asiento.

En la actualidad, desde GeoNovatek ofrecemos varias técnicas de recalce de cimentaciones, siendo la mejor solución en la actualidad, con la tecnología más actual y competitiva del mercado.

¿Cuáles son los tipos de grietas por asentamiento?

Podemos dividirlas en tres tipos:

●     Grietas constructivas o que afectan a los acabados y revestimientos.

●     Grietas que afectan a la estructura.

●     Grietas por asentamiento.

Las grietas que afectan a acabados y revestimientos, comúnmente denominadas fisuras, tienen consecuencias principalmente estéticas. Suelen estar debidas al deterioro que los agentes atmosféricos ocasionan con el paso del tiempo, al empleo de distintos materiales con diferentes coeficientes de dilatación, a la presencia de humedades (capilaridad, condensación, filtraciones, etc.) o a una incorrecta aplicación de los materiales de acabado. También pueden deberse a una deficiente ejecución del paramento de soporte o a la incompatibilidad entre los distintos materiales puestos en obra.

Los otros dos tipos de grietas (estructurales y por asentamiento) van más allá de la estética, pudiendo afectar a la estabilidad del edificio. Son grietas derivadas, o bien de fallos estructurales, o bien por problemas de asiento.

Las estructurales pueden presentarse por varios motivos, principalmente relacionados con un subdimensionamiento en el cálculo de la estructura durante la fase de proyecto, o bien, por una incorrecta ejecución durante la fase de obra. Las grietas más características son las originadas por una excesiva flecha de forjado, por una anómala concentración de cargas puntuales, por pandeo, etc.

Por último, las grietas producidas por asentamiento, bien del terreno, bien de la cimentación, dañan los muros o pilares, haciendo visibles en todo o parte de su espesor. También pueden aparecer en tabiquería sobre solera si se ha producido un descenso del terreno sobre el que apoya dicha solera.